2/12/16

Una araña cangrejo en las caléndulas

Cada vez que he visto en una flor de hipérico o en una caléndula algún pétalo  vuelto como el que señalo con la flecha, no falla, por allí cerca he encontrado una araña cangrejo.


Aquella mañana había estado lloviendo,  apenas  se veían insectos y sí muchos nubarrones pero ella esperaba pacientemente a que alguno se acercara.

Al día siguiente, cuando la caléndula empezó a marchitarse,  se acercó a esa hierba alta, y con mucho cuidado la alcanzó, eso sí, primero se aseguró bien soltando un hilo con el que quedó sujeta a uno de los pétalos; el salto no va con estas arañas a juzgar por el tiempo que estuvo tocando con sus patas la hierba antes de  pasar a ella.


En mi siguiente visita -casi dos hora más tarde- ya estaba en otra caléndula, pero por alguna razón no la gustó el sitio porque...

... quince minutos más y ya estaba de nuevo entre la hierba, puede que buscando una más soleada o más abierta.

 ¡Pues nada! con las mismas se dio la vuelta  y tardó  20 minutos en volver a subir a la misma flor, ahora sí, la nube había pasado y tenía sol.

Aquí bajando de nuevo... lo que se dice una araña indecisa o quería darme esquinazo.

¡Otra vez  en la misma! ninguna novedad, yo también quería una buena foto y no la conseguía, no son fotogénicas  así que dije ¡ahí te quedas que me rindo!
 No es la idea que tenía de estas arañas; más de una  vez las vi en una flor de hipérico sin abandonarla hasta que se marchitaba.
En la siguiente, ya con menos luz, las caléndulas cerrándose, A ella  dentro  apenas se la veía pero al sentirme salió hasta al borde.

Al día siguiente había atrapado un insecto que se llevó en cuanto notó que me acercaba, supongo que iba a ocultarse bajo la flor   (al alejarme  volvió al centro)


Al anochecer

Un nuevo día, más soleado.

Otra presa, creo que una abeja.

En mis siguientes visitas ya no la vi.

28/11/16

A un árbol




 "Yo soy un árbol" (Fragmento)
-Julio Maruri-
Yo no pregunto nunca. Veo
volar un pájaro, ir un niño,
Alzo mi frente al aire puro
y no pregunto nada, y miro.

Mi alma en el aire, despertada,
sabe que es bueno ir de niño,
siente que es grato amar al aire,
y amar al pájaro continuo.

Pájaro y niño van y vienen.
Nunca preguntan su destino.
El aire viene, llega y pasa
lleno de alas. Yo sonrío.

Todo me dice su respuesta.
Yo soy el árbol, el alivio
del largo vuelo de las aves,
del juego triste de los niños.

23/11/16

21-11-2016

Día frío de muchos contrastes;  sol, cielos encapotados, lluvia y viento se fueron alternando.





 


El embalse al 36% de su capacidad.